Ir al contenido principal
La mejor forma de apoyar al blog es difundirlo. Si además quieres colaborar para que siga libre de anuncios, invítame a un café pinchando en el botón azul
Get it on Apple Books

Ideas básicas de la Evaluación Formativa

Una tabla para empezar a pensar: Perspectivas de la evaluación formativa


A largo plazo
A medio plazo
A corto plazo
Lapso de tiempo
Entre trimestres o unidades diácticas
Entre unidades didácticas y dentro de una sola unidad
Dentro de cada sesión
Longitud
De 4 semanas a un curso entero
De 1 a 4 semanas
Minuto a minuto y día a día
Impacto
Monitorización y alineamiento con currículum
Evaluación con los alumnos.
Implicación de los alumnos, mejora de la respuesta del profesor.

Según vemos en esta tabla, nuestra intuición se alinea con la evidencia: cuanto menor es el tiempo de evaluación-interpretación-acción, mayor es el impacto en el aprendizaje de los alumnos. La evaluación formativa a corto plazo debe ser el objetivo de nosotros como docentes.

El autor propone ahora cinco estrategias que iremos desarrollando a lo largo del libro, cada una ilustrada por abundantes ejemplos y estrategias que podrán alimentar nuestra práctica en el día a día. Estas cinco estrategias son:
  1. Clarificar, compartir, y comprender objetivos de aprendizaje y criterios de éxito.
  2. Obtener evidencias del aprendizaje
  3. Dar un feedback que promueva el aprendizaje
  4. Activar a los estudiantes como recursos unos para otros
  5. Activar a los estudiantes como propietarios de su propio aprendizaje.
Otra tabla, incorporando los tres mundos del aprendizaje de Graham Nuthall y colocando las estrategias en un marco orientativo:


¿Dónde va el alumno?
¿Dónde está el alumno?
¿Cómo llegará ahí?
PROFESOR
1. Clarificar, compartir, y comprender los objetivos del aprendizaje y los criterios de éxito
2. Obtener evidencias del aprendizaje
3. Dar un feedback que promueva el aprendizaje
COMPAÑERO
4. Activar a los estudiantes como recursos unos para otros
ALUMNO
5. Activar a los estudiantes como propietarios de su propio aprendizaje.

Como vemos en la tabla, la estrategia número uno permite orientar la acción hacia objetivos: qué voy a aprender, y cuál va a ser la prueba de que se ha conseguido. Esto deber quedar claro a todos los niveles, y le dedicaremos la siguiente entrada.
El profesor debe obtener evidencias para saber en qué punto se encuentran sus alumnos, y ellos mismos son la mejor fuente de evidencias hacia sí mismos acerca de lo que saben. De igual manera, el profesor debe proveer de feedback que ayude al alumno a llegar al objetivo, y son los propios alumnos los que, entre ellos e individualmente, deben esforzarse por llegar a esas metas.

Una reflexión final del autor

La evaluación ocupa un lugar central en la reflexión pedagógica porque no podemos prever lo que cada uno de nuestros estudiantes aprenderán, por mucho que diseñemos nuestra práctica docente. Frente a esta realidad, cabe diferentes respuestas. Una es la hiperactividad en el aula, y el autor nos recomienda: "Si tus alumnos se van a casa menos cansados que tú, la división del trabajo en tu aula requiere alguna atención". En el otro extremo están los profesores que usan la F-word: facilitar. "Yo no enseño, sólo guío el aprendizaje". El autor nunca está seguro de lo que eso significa. 

Enseñar es difícil porque ninguno de estos extremos es aceptable. Cuando nos vemos faltos de tiempo, la mayoría de nosotros se comporta como si leyendo la lección deprisa funcionara, pero en el fondo sabemos que eso no funciona. Pero dejar a los estudiantes descubrir todo por sí mismos es igualmente inapropiado (lo tenéis desarrollado aquí). 

Dylan Wiliam llama a esto la "trampa": si estoy paseándome por clase sin hacer nada porque están trabajando de manera autónoma, mis alumnos no están aprendiendo. Si estoy trabajando muy duro escribiendo en la pizarra y explicando sin parar, los estudiantes estarán aprendiendo mucho. Por desgracia, es imposible asegurar que estas afirmaciones son ciertas.

El trabajo de los profesores, concluye, no es ni transmitir conocimiento ni guiar el aprendizaje. Consiste en crear, como una obra de ingeniería, entornos (actividades, explicaciones, feedbacks, charlas, exposiciones...) de aprendizaje efectivos para los alumnos.

<< Entrada anterior                                                                                     Entrada siguiente >>

Entradas populares de este blog

Aprendizaje Visible para profesores, John Hattie

Ya puedes leer esta entrada en la versión mejorada del blog. Accede pinchando aquí. Una excepción Comenzamos un nuevo post que supone varias novedades. Al tratarse de un libro ya traducido al castellano, es una síntesis en una única entrada. El motivo es que se trata de un libro que hemos citado en numerosas ocasiones, y en este caso la intención es mostrar algunas de las ideas del autor que no han sido trabajadas en otras partes del blog. Como siempre, también es una invitación a pensar y a leer el libro entero si es de vuestro interés. ¿Aprendizaje Visible? El libro se llama así porque hace referencia a la parte del aprendizaje de los estudiantes que es visible para los docentes. Se centra por tanto en los atributos que marcan una diferencia visible y que se pueden identificar. Es una invitación a buscar el efecto que nuestra docencia tiene en el aprendizaje de los alumnos, y a crear una cultura en la que toda la escuela conoce el impacto (visible, una vez más) que tiene sobre

Retrieval Practice: la evocación en la práctica

Ya puedes leer esta entrada en la nueva versión actualizada del blog. Puedes acceder pinchando aquí.  La evocación en la práctica: estrategias concretas Comprender las evidencias mostradas en las dos primeras entradas sobre la "Retrieval Practice" es importante pero es solo la mitad del camino: hay que implementarla mediante estrategias concretas que se realizan habitualmente en el aula. Comenzamos: Un cartel para recuperar El objetivo de este material es promover las discusiones verbales entre compañeros sobre el contenido que se haya trabajado previamente, así que recuperarlo de la memoria haciendo esto. Aquí tenéis una adaptación mía a algunas de las propuestas del libro. Como veis, se trata de proponer una serie de preguntas sobre lo que ya saben de un tema. No al principio de curso, sino al principio de cada clase. Blake Harvard nos ofrece algunas de las ventajas de esta sencilla técnica: Son generales y un mismo cartel puede aplicarse a varias asignaturas. Se fomenta la

Alternativas a la corrección escrita (por @PearceMrs)

Ya puedes descargar esta entrada en pdf en la nueva versión del blog. Accede pinchando aquí. Introducción a las alternativas a la corrección escrita Elaborado por Jade Pearce j.pearce@walton.sta ff s.sch.uk Twitter: @PearceMrs  Método 1 - Retroalimentación verbal en toda la clase Paso 1 - Recoge y lee el trabajo de los alumnos, rellenando una ficha por cada clase (no una por alumno) en la que figuren de manera conjunta: - los conceptos erróneos más comunes - los errores de escritura (ortografía y gramática) más comunes - las principales áreas de mejora - las principales cosas que los alumnos hacen bien - los buenos ejemplos de trabajo para compartir con la clase. Paso 2 - En la siguiente clase, comparte esta información con los alumnos. Esto puede ser a través de una diapositiva de PowerPoint, por escrito o compartiendo verbalmente tus anotaciones escritas. También es bueno compartir