Ir al contenido principal
La mejor forma de apoyar al blog es difundirlo. Si además quieres colaborar para que siga libre de anuncios, invítame a un café pinchando en el botón azul
Get it on Apple Books

TLR Parte III: Algo fundamental, la evaluación.

Evaluación

Decía Heisenberg: "Tenemos que recordar que lo que observamos no es la naturaleza en sí misma, sino la naturaleza expuesta a nuestro método de cuestionamiento". Sustituyamos en esa frase naturaleza por aprendizaje. La evaluación es nuestra forma privilegiada de entender si sucede o no el aprendizaje. Es, por decirlo de algo manera, nuestra manera de "observar" el aprendizaje.

La evaluación como inquietud

En el corazón de nuestra problemática relación con la evaluación subyacen dos contradicciones: la primera es la tensión (expuesta en la entrada sobre la parte primera de TLR) entre el currículum evaluado y el currículum mucho más amplio que impartimos en clase. Debemos reconocer que las evidencias confirman que la evaluación formal es importante y que sólo una parte del currículum puede ser evaluada de esta forma de manera fiable. Es por tanto fundamental pensar bien qué parte será evaluada y dedicar tiempo a reflexionar por qué. Además de la evaluación formal, debemos tener la determinación de dar valor a la experiencia del aprendizaje en toda su diversidad, yendo mucho más allá de lo que puede ser evaluado en un test o examen. 

La otra tensión es nuestro deseo de dar a todos los alumnos y alumnas la oportunidad de tener éxito, a la vez que deseamos establecer estándares que serán cubiertos por todos los alumnos en un momento u otro.

Una propuesta para solucionar estas tensiones

El autor comienza su propuesta explicando la curva normal o campana de Bell según el dibujo de aquí abajo (adaptación propia).
Frente a esta curva, lo que solemos desear es desplazar la curva a la derecha para mejorar los resultados de nuestros alumnos. Pero en cualquier curva de este tipo hay un 49% de alumnos por debajo de la media, y sólo el 2% consiguen el 2% de resultados más altos.

La solución propuesta en The Learning Rainforest pasa por dar mucho más valor a cada posición en esta escala, porque el progreso de un alumno es relativo al punto de inicio, según vemos en esta nueva gráfica (también adaptación propia):

Desde esta perspectiva, y aquí está lo interesante, la evolución del grupo ha sido positivo porque los resultados medios han mejorado. Pero cada alumno (1,2 y 3) ha realizado un proceso diferente. 

¿Para qué sirve esto? Algunos estudiantes, como el alumno 1, tendrán dificultades permanentes para superar el nivel medio (por diferentes circunstancias y aquí seguro que se nos ocurren ejemplos concretos de nuestros día a día). Pero si evaluamos su progreso relativo podemos al menos valorar cuánto ha avanzado respecto a su punto de partida. Puede pasar que alumnos con un punto de partida muy bajo logren mejoras sorprendentes y aún así no consigan atención porque siguen por debajo de la media. 

El autor reconocer que cuantificar así puede ser muy difícil, pero propone medidas de varios tipos en la línea de Graham Nuthall, ya que todas ellas pasan por averiguar bien (medir bien) qué sabía el alumno antes y qué sabe ahora. Este método nos servirá para identificar historias de éxito que ayuden a nuestros estudiantes. El progreso relativo del estudiante, termina el autor, es un método eficaz, al menos tanto como los usados hasta ahora.

¿Qué se ha investigado sobre evaluación?

Tom Sherrington acaba introduciendo tres ideas diferentes sobre la evaluación recogiendo las investigaciones recientes de diferentes autores.

Evaluación formativa y evaluación sumativa

Primero, introduce el libro de Daisy Christodoulou "Making Good Progress" que esperamos poder comentar detalladamente en el futuro. Las conclusiones se basan en el concepto de Evaluación formativa (Formative Assesment) que busca identificar las consecuencias de nuestras prácticas docentes en el grupo de estudiantes. Es decir, ¿qué consecuencias tiene para los alumnos nuestro método de evaluación? ¿Consiguen que aprendan más?

La evaluación formativa, aplicable a un grupo de alumnos concreto, debe ser: 
  • específica: a una parte concreta del currículum, pudiendo utilizar organizadores de conocimiento o listas de aprendizajes concretos que el alumno prepara con antelación 
  • frecuente: ya hablamos anteriormente de que la memoria a largo plazo fija los conocimientos que se necesitan frecuentemente
  • repetitiva: para asegurar que las habilidades y la activación de la memoria se enfocan a un objetivo, como cuando practicamos una pieza musical en un instrumento o ensayamos una escena de una obra de teatro.
Ahora bien, cuando el objetivo de la evaluación es comparar grandes muestras de alumnos, con consecuencias a nivel nacional o internacional, es definida por la autora como evaluación sumativa y debe ser:
  • estandarizada en sus condiciones, para poder comparar grupos de alumnos diferentes
  • con una puntuación escalada que permita su tratamiento estadístico
  • abarcando una gran parte del currículum
  • infrecuente, porque los profesores deben gastar su tiempo en la evaluación formativa
De forma resumida, esta autora propone un método de evaluación pensado en el día de día de nuestros clases, y otro modelo de evaluación para la elaboración de estadísticas y estrategias nacionales.

La evaluación inmediata y el feedback

Ya hemos hablado en el blog de Dylan William y su magnífico libro "Embedded Formative Assesment" que tenéis aquí. Para William, el feedback inmediato durante la clase es la clave para el aprendizaje. Supone que los profesores interaccionemos con los alumnos en actividades que les digan dónde están (en cuanto a su proceso de aprendizaje) y entonces ajustemos nuestro enseñar en base al punto donde se encuentran. Algunos ejemplos de estrategias concretas para lograr esto serían:
  • Clarificar, comprender y compartir con los estudiantes los objetivos y las intenciones de cada sesión o actividad, por ejemplo en una redacción escrita.
  • Elaborar discusiones de clase, actividades y tareas efectivas para recoger evidencias de aprendizaje, por ejemplo mediante métodos de cuestionamieno que involucren a toda la clase y permitan recoger el punto en el que se encuentra cada estudiante.
  • Activar a cada alumno como recurso de aprendizaje para los demás alumnos, por ejemplo mediante críticas en clase, evaluación por parejas o trabajo en grupo.
  • Activar a cada alumno como propietario de su propio aprendizaje, por ejemplo mediante la elaboración de cuestionarios para uno mismo, o la evaluación del propio trabajo.

La evaluación auténtica

Finalmente, y como colofón a este largo artículo, el autor concluye que la auténtica evaluación es aquella que promueve, en sí misma, el aprendizaje de los alumnos. Para ello es fundamental reflexionar no sólo sobre la frecuencia del feedback, sino sobre la forma en que damos ese feedback a los alumnos. Algunos ejemplos concretos que propone son:
  • Al repartir una prueba escrita, dejar a los alumnos la posibilidad de reescribir un párrafo con indicaciones concretas para que puedan explicarlo mejor.
  • De igual manera, se puede pedir a los alumnos que completen su respuesta con una conclusión, dando instrucciones precisas de cómo debe estar presentada o redactada.
Como vemos, se trata de utilizar las formas de evaluación más comunes de una forma distinta. Re-elaborarlas con ellos, utilizarlas como instrumentos de discusión, para que puedan aprender de sus errores y haya posibilidad de aprendizaje.

Conclusión

Ha resultado difícil resumir la complejidad de este asunto, y la idea es presentar un resumen a modo de invitación para profundizar más en el asunto de la evaluación. Como siempre, el objetivo es que nos haga pensar, además de acompañarlo esta vez de algunas sugerencias prácticas. Os esperamos en la siguiente entrada, ya estamos terminando con este Learning Rainforest.

<< Entrada anterior                                                                                               Entrada siguiente >>

Entradas populares de este blog

Aprendizaje Visible para profesores, John Hattie

Ya puedes leer esta entrada en la versión mejorada del blog. Accede pinchando aquí. Una excepción Comenzamos un nuevo post que supone varias novedades. Al tratarse de un libro ya traducido al castellano, es una síntesis en una única entrada. El motivo es que se trata de un libro que hemos citado en numerosas ocasiones, y en este caso la intención es mostrar algunas de las ideas del autor que no han sido trabajadas en otras partes del blog. Como siempre, también es una invitación a pensar y a leer el libro entero si es de vuestro interés. ¿Aprendizaje Visible? El libro se llama así porque hace referencia a la parte del aprendizaje de los estudiantes que es visible para los docentes. Se centra por tanto en los atributos que marcan una diferencia visible y que se pueden identificar. Es una invitación a buscar el efecto que nuestra docencia tiene en el aprendizaje de los alumnos, y a crear una cultura en la que toda la escuela conoce el impacto (visible, una vez más) que tiene sobre

Retrieval Practice: la evocación en la práctica

Ya puedes leer esta entrada en la nueva versión actualizada del blog. Puedes acceder pinchando aquí.  La evocación en la práctica: estrategias concretas Comprender las evidencias mostradas en las dos primeras entradas sobre la "Retrieval Practice" es importante pero es solo la mitad del camino: hay que implementarla mediante estrategias concretas que se realizan habitualmente en el aula. Comenzamos: Un cartel para recuperar El objetivo de este material es promover las discusiones verbales entre compañeros sobre el contenido que se haya trabajado previamente, así que recuperarlo de la memoria haciendo esto. Aquí tenéis una adaptación mía a algunas de las propuestas del libro. Como veis, se trata de proponer una serie de preguntas sobre lo que ya saben de un tema. No al principio de curso, sino al principio de cada clase. Blake Harvard nos ofrece algunas de las ventajas de esta sencilla técnica: Son generales y un mismo cartel puede aplicarse a varias asignaturas. Se fomenta la

Alternativas a la corrección escrita (por @PearceMrs)

Ya puedes descargar esta entrada en pdf en la nueva versión del blog. Accede pinchando aquí. Introducción a las alternativas a la corrección escrita Elaborado por Jade Pearce j.pearce@walton.sta ff s.sch.uk Twitter: @PearceMrs  Método 1 - Retroalimentación verbal en toda la clase Paso 1 - Recoge y lee el trabajo de los alumnos, rellenando una ficha por cada clase (no una por alumno) en la que figuren de manera conjunta: - los conceptos erróneos más comunes - los errores de escritura (ortografía y gramática) más comunes - las principales áreas de mejora - las principales cosas que los alumnos hacen bien - los buenos ejemplos de trabajo para compartir con la clase. Paso 2 - En la siguiente clase, comparte esta información con los alumnos. Esto puede ser a través de una diapositiva de PowerPoint, por escrito o compartiendo verbalmente tus anotaciones escritas. También es bueno compartir